Cuando el joven Egan Bernal, ya confirmado como campeón del Tour, cruzó la meta de la última etapa en París y se bajó de la bicicleta, se encontró con su hermano Ronald, de 14 años, lo abrazó y lo besó en la frente, luego se pararon frente a frente y se dieron una bendición mutua, cruzada y sincronizada, en uno de los momentos más emotivos de la jornada triunfal.

Según el canal italiano de televisión RAI, ese momento no habría ocurrido de no ser porque Rigoberto Urán, exsubcampeón del Tour (2017) y quien terminó séptimo en esta edición de la carrera, gestionó el viaje a última hora del pequeño hermano del joven campeón cundinamarqués.

Egan me dijo que él no se hubiera perdonado nunca que su hermano no hubiera estado en este momento. Gracias a su equipo, gracias a Rigo, gracias a tantas personas, gracias al Presidente, a tanta gente que nos ayudó para que el hermanito pudiera estar acá, fue muy especial para él”, contó después Xiomara Guerrero, la novia de Egan Bernal en declaraciones a la RAI.

Trascendió que la madre de Egan, Flor Gómez, habría viajado un día antes y esperaría en París, mientras que su hermano se tuvo que quedar en Colombia. Pero, según se informó, Urán se enteró de la situación e hizo parte de la gestión para que Ronald viajara.

De El Tiempo.

Por admin

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *