Cada vez más se va trabajando en la idea de que el país, con el sector público y privado en conjunto, produzca sus propias vacunas contra la COVID-19.

Unos de los investigadores que ven cercana esta posibilidad hacen parte del Centro de la Ciencia y la Investigación Farmacéutica (Cecif), y el programa de Química Farmacéutica, ambos de la Universidad CES, de Medellín. Ellos creen que entre 18 a 24 meses el país podría tener desarrollado el biológico.

Por ahora, estos centros están construyendo una propuesta para producirlas de la mano de otras entidades. Los primeros pasos han sido posibles luego de que la Presidencia de la República y la Alcaldía Mayor de Bogotá los invitara a fortalecer la investigación en este campo.

Según Diego Rojas, director del Cecif y el jefe del programa de Química Farmacéutica de esta universidad, “en el pasado el país tuvo esta capacidad, pero hoy Colombia está mejor preparado”, resaltó.

Para garantizar la capacidad instalada de Colombia en la producción de las dosis hay cierta normatividad. Por ejemplo, los laboratorios que la desarrollen deben tener el aval de Buenas Prácticas de Manufactura para biológicos y biotecnológicos, del Instituto Nacional de Vigilancia de Medicamentos y Alimentos (Invima).

“Si se siguen los protocolos internacionales y se deja el proceso a término real, entre tres a cuatro años tendríamos una vacuna. Pero bajo una norma de emergencia sanitaria, como lo hicieron hoy los países productores de la vacuna contra la COVID-19, pudiera lograrse en entre 18 a 24 meses”, resaltó el investigador Rojas.

De continuar esta iniciativa por parte de la academia, el pedido que hacen es un acompañamiento continuo por parte de gremios y el Gobierno Nacional.

Con información de de La Opinión y El Colombiano.

Por admin

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *