El equipo de Enfermedades Transmitidas por Vectores (ETV), ha diseñado un plan de intervenciones epidemiológicas y de control vectorial, las cuales se encuentran en desarrollo enfocado en la promoción de la educación de las comunidades y el empoderamiento de líderes en la prevención bajo la campaña “Córtale las alas al dengue”.

Es importante resaltar que las comunidades juegan un papel decisivo en el control de los casos, y por ello, se espera que todas las personas realicen la recolección de todos aquellos elementos como llantas o botellas que no se están utilizando en las viviendas y que pueden servir de depósitos de aguas de lluvia donde proliferan los mosquitos transmisores de dengue.

Otra de las recomendaciones es realizar la limpieza de tanques y albercas con cepillo para remover los huevos de los mosquitos que pueden quedar adheridos en las paredes de las albercas.

La secretaria de Salud, Yamina Restrepo Calonge, exhortó a la comunidad científica para que se refuercen las medidas esenciales en la atención en salud, especialmente, el diagnóstico oportuno, el uso de pruebas moleculares, la estratificación del riesgo, la hidratación adecuada y la realización de estudios complementarios, antes de dar de alta a un paciente con síntomas y signos clínicos de dengue.

“Todos tenemos algo que hacer contra el dengue, cada actor dentro de sus competencias puede prevenir o controlar”, señaló la funcionaria, quien además resaltó la gestión que se ha adelantado por parte del equipo de ETV en cuanto a intervenciones con fumigaciones en más de 70 barrios como Panzenú, El Dorado, El Portal, Edmundo López, y sectores donde se han reportado brotes por dengue, además de la atención casa a casa orientando a más de 2.000 personas sobre la promoción y educación en la eliminación de criaderos o inservibles como llantas, botellas, tarros, plásticos o cualquier objeto que sea capaz de contener aguas.

“Este año en total han sido reportados 445 casos, cifra poco alentadora pero menos elevada con respecto a la de años anteriores, en 2019 fueron más de 1.000 casos positivos reportados, en esta temporada los casos podrían estar también relacionados a las lluvias de las últimas semanas y quedan estancadas en recipientes que se convierten en criaderos”, dijo la funcionaria.

Por su parte, la epidemióloga María Isabel Moscote Rivera, señaló que ante los cuatro casos de mortalidad que se han presentado en los últimos meses, las acciones preventivas y asistenciales deben ser fortalecidas en las comunidades y en las instituciones prestadoras de salud con el propósito de que no agraven pacientes en los centros de salud.

“Como ente territorial nos desplazamos hacia las Instituciones Prestadoras de Salud para fomentar una atención de calidad que nos permita diagnosticar y tratar oportunamente los casos de dengue grave”, finalizó.

Por admin

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *